| 03.04.2018
Borja Suárez: "Los ciudadanos de Castilla y León decidirán sobre Treviño"
El portavoz de la Diputación de Burgos considera que no existe un déficit de servicios en el Condadolava aprueba siete convenios con Burgos para prestar servicios en Treviño

 

/

03 de abril de 2018

Hoy, en el Monasterio de San Agustín concretamente en la antigua biblioteca de los monjes de Oña, el diputado general de lavaRamiro Gonzálezy el presidente de la Diputación de BurgosCésar Ricosellarán con su firma lossiete conveniosque suponen un nuevo paso adelante en la normalización institucional entre Euskadi y Castilla y León. Los convenios concretan el Acuerdo Marco suscrito en febrero de 2017 que se convirtió en el instrumento que permitió concretar la predisposición mutua amejorar los servicios públicos a los vecinos del Condado de Treviñoy de municipios situados en los límites territoriales de lava y Burgos. Un objetivo claro pero de compleja ejecución para dos instituciones con diferentes ámbitos competenciales que han servido de puente entre ambos gobiernos autonómicos.¿Por qué es tan importante la firma por parte de la Diputación de Burgos y la Diputación foral de lava de los convenios que regularán la prestación de servicios públicos a los vecinos de Treviño?Siempre que hay un acuerdo, una puesta en común entre dos comunidades, dos Territorios o dos instituciones ya es un hecho destacable pero, además, este acuerdo está contextualizado en la polémica suscitada por el deseo de anexión del Condado de Treviño a lava. Este acuerdo político no supera ese problema pero sí que garantiza una relación administrativa estable que va a permitir ofrecer mejores servicios no sólo a los ciudadanos del Condado de Treviño sino también a los habitantes de todas las zonas limítrofes entre Burgos y lava.¿Por qué ha sido tan complicado pactar estos convenios que han requerido mucho trabajo de 'cocina' entre las dos instituciones previo a la firma el próximo martes de este acuerdo institucional?Porque vivimos en un país con unos marcos competenciales muy reglados y que hay que respetar. La propia definición institucional es muy heterogénea, es asimétrica y la Diputación foral de lava tiene unas competencias muy amplias que no son las que tiene una Diputación como la de Burgos. Esto supone que es necesario contar con la Junta de Castilla y León que sí tiene algunas competencias similares a las de lava y hay que darles muchas vueltas a las cosas empezando por la definición de los convenios específicos. Superados esos trámites, también se han superado filtros del Gobierno vasco y de la Junta de Castilla y León para que no hubiera problemas futuros con la presentación de recursos. Les hemos hecho partícipes a ambos para conformar unos textos impecables tanto desde el punto de vista jurídico como administrativo, lo que ha demorado su firma. El contexto político es novedoso porque se llega a un acuerdo mientras se mantiene un debate político muy fuerte sobre el enclave de Treviño.¿El problema inicial era la propia desconfianza institucional ante la reclamación Alavesa de Treviño y cómo ha abordado la Diputación de Burgos esta negociación?No había desconfianza sino más bien lo contrario con una relación cordial y estrecha. Sí hay un contexto político complicado cuando se ha recurrido por parte de la Junta a acuerdos entre los ayuntamientos del Condado con la Diputación sobre varias materias o cuando el Gobierno vasco se salta del Estatuto de Castilla y León intentando una maniobra de segregación del Condado... Pese a ello, las personas nos entendemos aunque quizá los acontecimientos que lo rodeaban no eran los más propicios. Yo sólo puedo hablar cosas buenas de los representantes de la Diputación de lava en esta negociación.¿Cuál sería el efecto concreto que más incidirá en los vecinos de Treviño del conjunto de convenios que firmarán el próximo martes?Los convenios no van a suponer grandes cambios porque los ciudadanos de Treviño ya contaban con los mismos servicios públicos que el resto de castellano-leoneses y que nosotros consideramos buenos. También ha servido para confirmar que no hay un déficit de servicios por residir en Treviño sino todo lo contrario. Se abre la vía a desarrollar nuevas iniciativas concretas de manera coordinada y, así, un vecino de Berantevilla por qué no va a ser perfectamente atendido en el Hospital de Miranda de Ebro o uno de Treviño en Vitoria. El trabajo realizado ya ha permido una primera reunión sobre cuestiones sanitarias en Valladolid para analizar estos temas. El valor político de los convenios acordados es que constituyen una apuerta abierta a futuras negociaciones entre otras instituciones para abordar mejoras.¿Los ciudadanos de Treviño son ciudadanos 'de segunda' para Burgos como se ha apuntado muchas veces desde el País Vasco?No. Yo niego ahí niego la mayor. Son vecinos que, como los de cualquier otro territorio de Castilla y León, reciben los mismos servicios aunque se encuentren distantes de las capitales de provincia. Si lo comparamos con los servicios que se prestan en el País Vasco, los servicios públicos en Dependencia o en Educación tienen mejores calificaciones por organismos indepependientes los de Castilla y León que los del País Vasco. En otros parámetros evidentemente no. ¿Por qué se valora mejor el sistema educativo de Castilla y León y, sin embargo, el de promoción industrial es mejor el de Euskadi? Vamos a ponerlo sobre la mesa y a buscar las oportunidades y los puntos de encuentro. Hasta ahora era un debate frentista, de desgaste y no tiene sentido.¿Los treviñeses acabarán sintiéndose orgullosos de pertenecer a Castilla y León?No es una cuestión de orgullo sino de responder desde la administración a una realidad. Es cierto que un enclave, hoy en día, en un país como España, con un régimen autonómico, es algo extraño. Nosotros no queremos desautorizar ninguna opinión que plantee la búsqueda de soluciones pero eso va a requerir de una Ley Orgánica para que se regule la existencia de estos enclaves. Mientras tanto nuestra obligación es estar encima de las necesidades y propuestas de los ciudadanos en el día a día.Como burgaleses y yo como representante de una institución burgalesa, defenderé la continuidad del énclave de Treviño en Burgos siempre. Creo en ella y que hay medidas para contrarrestar esa singularidad y asegurar los mejores servicios. Pero entiendo a quien defienda que la mejor manera de garantizar esas oportunidades a los ciudadanos es con la desaparición de todos los enclaves de este país. A nivel personal creo que Treviño ha sido, es y será siempre de Burgos. Hay un debate pendiente sobre los enclaves y cada uno puede opinar lo que quiera. En nuestro caso tenemos claro que sobre el futuro de Treviño no sólo pueden opinar los vecinos del enclave sino todos los ciudadanos de Castilla y León porque es una parte de nuestro territorio. A partir de ahí habrá que buscar soluciones. Existen unos vínculos entre Treviño y Burgos desde el siglo XIII que, junto a la defensa de nuestro territorio, refuerzan nuestra posición.

 

Buzón del ciudadano
Afíliate al PP